Crassula clavata. Guía de cuidado y propagación

Crassula clavata es una suculenta pequeña pero llamativa con hojas de color rojo intenso. Las hojas están densamente agrupadas en montículos y la planta solo crece 10 cm. de alto. Las hojas son bastante gruesas y tienen forma de garrote.

El color de las hojas es extremadamente hermoso en los inviernos cuando se oscurece y parece teñirse de púrpura. Crece pequeñas flores blancas encima de las hojas durante el invierno.

Crassula clavata. Guía de cuidado y propagación

Luz

La suculenta Crassula clavata crece mejor cuando se coloca en un alféizar soleado porque necesita luz fuerte y brillante y un poco de luz solar directa. Para que la planta prospere, debe recibir sol total o parcial.

Si la planta no recibe luz solar, tendrá un crecimiento larguirucho y no florecerá. La Crassula clavata es más una planta de exterior que de interior.

Riego

Dado que Crassula clavata es una suculenta, tiene las mismas necesidades de riego que otros tipos de suculentas. La planta necesita un riego adecuado para prosperar y estar saludable.

Debe tener cuidado de no regar en exceso la planta y no debe sentarse en el agua.

La Crassula clavata requiere riego regular de abril a septiembre, que son sus meses de crecimiento; sin embargo, durante las temporadas de otoño e invierno, la planta entra en letargo, momento en el que debe regarse con mucha moderación.

El mejor método para regar la Crassula clavata es dejar que la tierra se seque por completo y luego dejarla en remojo.

Tierra

La suculenta Crassula clavata crece mejor en suelos arenosos y bien drenados. Se desarrolla bien en suelos minerales que tienen un contenido orgánico muy bajo.

Agregar corteza de pino o fibra de coco al suelo ayuda a que el suelo drene mejor.

crassula clavata

Fertilización

No hay necesidad de fertilizar la Crassula clavata en general porque esto provocará un crecimiento exuberante de la planta y estropeará el aspecto elegante y sofisticado que desea.

La planta debe fertilizarse una vez cada dos semanas durante los meses de primavera y verano, que es su temporada de crecimiento.

Use un fertilizante líquido balanceado que haya sido diluido al 50%. Evite fertilizar la Crassula clavata durante el invierno.

Clima

La suculenta Crassula clavata prospera en climas cálidos y las temperaturas perfectas están entre 60 ° F y 75 ° F (15,5 ° C a 24 ° C).

En invierno la temperatura debe ser inferior a 50 °F (10 °C). A la suculenta no le va muy bien en climas fríos y húmedos y tiende a perder su color, volviéndose blanda y amarilla.

Si reside en un área con un clima frío, entonces es mejor cultivar las suculentas en interiores. Sin embargo, debe asegurarse de que reciba suficiente luz solar.

Plagas y Enfermedades

En general, la suculenta Crassula clavata no tiene ninguna enfermedad grave o problemas de plagas.

Sin embargo, el riego excesivo puede provocar enfermedades fúngicas y también hacer que la raíz de la planta se pudra.

La planta también puede ser susceptible a plagas como pulgones y cochinillas.

Propagación de Crassula clavata

La suculenta Crassula clavata se puede propagar mediante esquejes de tallos u hojas, hojas, compensaciones basales o semillas.

Si está utilizando hojas para propagar la suculenta, asegúrese de obtener una hoja sana y completa de la planta madre.

Deje que la hoja se endurezca antes de volver a plantarla. Vuelva a plantarlo en un suelo con buen drenaje y agua cuando el suelo esté completamente seco.

esquejes

Corta un tallo de 5 a 7 cms. de largo y plántalo en una maceta de 5  a 7 cds. de altura con una mezcla de arena y turba en cantidades iguales. Mantenga la planta a temperatura ambiente con luz brillante.

Compensaciones

Cuando la planta madre produzca una compensación, retírela de la planta principal con un cuchillo afilado y limpie el exceso de tierra.

Espere hasta que los callos compensados ​​y solo luego vuelva a plantarlos en un suelo con buen drenaje. Asegúrate de regarla cuando la tierra se seque.

Semillas

La propagación de Crassula clavata usando semillas no es un método popular porque el crecimiento es extremadamente lento.

Sin embargo, para propagar usando semillas, siembre las semillas en un suelo con buen drenaje en otoño mezclando las semillas con un poco de arena fina y esparciendo la arena sobre la superficie del suelo de manera uniforme.

Riegue una vez cada pocos días y mantenga la tierra húmeda hasta que aparezcan las plántulas. Luego, permita que el suelo se seque entre riegos.

Salir de la versión móvil