Cómo cultivar y cuidar Crassula ovata (planta de Jade)

Crassula ovata
Crassula ovata es la especie más conocida y probablemente una de las suculentas más populares del género Crassula. Por lo general, se llama Planta de Jade o, con menos frecuencia, se la conoce como Planta del dinero o Planta de la amistad. Esta planta proviene de Sudáfrica (Eastern Cape y KwaZulu-Natal), Mozambique y Swazilandia, y generalmente se encuentra en laderas rocosas.

El epíteto específico “ovata (oh-VAY-tuh)” es la forma femenina del adjetivo latino “ovatus”, que significa “ovado” u “ovado”, y se refiere a la forma de las hojas.

C. ovata es un arbusto suculento muy ramificado, que en su entorno natural suele crecer de 1 a 2,5 m, a veces hasta 5 m, suele estar escasamente ramificado en la base o tiene un tallo principal de hasta 20 cm de diámetro.

Las ramas son cortas, carnosas, de color gris verdoso a medida que maduran, leñosas y marrones, y están marcadas por cicatrices de hojas caídas. La corteza joven es lisa y plateada, mientras que en las plantas más viejas se pela en bandas horizontales de color marrón.

Las hojas son carnosas, verdes, a menudo brillantes, con o sin bordes rojizos. Son de ovales a elípticos, con bordes enteros, bien definidos y una punta claramente puntiaguda, de hasta 3.6 pulgadas (9 cm) de largo, hasta 1.6 pulgadas (4 cm) de ancho, dispuestos en pares opuestos, con un par que tiene ángulos rectos a el siguiente.

Las viejas hojas inferiores son naturalmente caducas. Desde mediados del invierno hasta principios de la primavera, las plantas maduras se cubren con masas de flores blancas o rosadas de olor dulce en racimos compactos con una placa redonda.

Las flores tienen forma de estrella y hasta 1,5 cm de diámetro. Los frutos son ovalados, de aproximadamente 0,5 cm de largo y contienen de 30 a 50 semillas pequeñas.

En Sudáfrica, C. ovata se puede confundir con una especie similar de Crassula arborescens, que tiene hojas casi esféricas de color gris azulado con manchas rojizas y una flor de cera pronunciada.

Esta suculenta es un tema popular del bonsái y desde hace muchos años se dispone de varios cultivares atractivos que difieren en el tamaño, la forma y el color de las hojas.

C. ovata es una magia popular de felicidad en Asia. Las hojas verdes vibrantes son un símbolo de crecimiento y renovación. Las raíces son una fuente tradicional de alimento para los khoi y otras tribus africanas. Se rallan, se cuecen y se consumen con leche espesa.

Las hojas se utilizan en medicina. Cocido en leche es un remedio para la diarrea. También se utilizan para tratar la epilepsia y el maíz y como laxante.

Foto de Michael Long (CC BY-NC 4.0) Ver foto original

Condiciones de crecimiento para Crassula

C. ovata se ha cultivado como planta ornamental en todo el mundo durante más de cien años. Por lo general, se cultiva en macetas en interiores, pero también se puede cultivar al aire libre en climas cálidos y helados.

Luz

Esta suculenta prospera a pleno sol y requiere de 4 a 6 horas de luz solar al día. Sobrevive en sombra parcial a media, pero necesita luz solar directa para fluir. Si lo mantienen adentro, busque un lugar luminoso en su casa.

La luz insuficiente crea una planta con hojas de color verde oscuro. Si mueve la planta al aire libre durante el verano, muévala gradualmente para evitar quemaduras solares. La exposición excesiva a la luz solar directa puede quemar las hojas y provocar su caída.

Suelo

C. ovata requiere un suelo bien drenado. Es mejor para regar mezclas con perlita, arena afilada, gravilla, sémola de pollo y sin ingredientes que retengan la humedad. Use compuestos comerciales para macetas suculentas o mezcle los suyos propios.

La temperatura

Esta planta es resistente a un amplio rango de temperaturas e incluso tolera heladas suaves. Sin embargo, los resfriados prolongados suelen ser fatales. Puede crecer al aire libre en zonas de resistencia (-1.1 a 10 ° C).

En otros lugares, es mejor cultivar C. ovata en una maceta que se pueda traer para el invierno. El aumento de las temperaturas de verano puede paralizar esta planta. En su entorno natural, registra una temperatura máxima de  (40 ° C).

Cuidados generales para Crassula

C. ovata es una suculenta de fácil cuidado, lo que la convierte en la planta perfecta para principiantes.

Regando

Una de las cosas más importantes al cuidar C. ovata es asegurarse de que se riegue adecuadamente. Aunque es una planta suculenta, necesita agua. Durante el crecimiento activo, prospera mejor cuando se deja secar el suelo entre riegos profundos. Requiere poca agua en verano y menos en invierno cuando está medio dormido.

La planta en maceta requiere un riego más frecuente que en el suelo.

Fertilización

C. ovata es una planta de crecimiento lento y no necesita mucha alimentación. Sin embargo, se beneficiará de una pequeña cantidad de fertilizantes orgánicos a mediados de la primavera, cuando comenzará a crecer activamente.

Transplantar

Este jugoso no importa cuando se ata a las raíces en una maceta pequeña, aunque lo mejor es trasplantarlo cada 2 a 3 años o cuando la planta se vuelve pesada. El mejor momento para trasplantar es en la primavera, cuando comienza un nuevo crecimiento.

Antes de volver a plantar, asegúrese de que el suelo esté seco y luego retire con cuidado el recipiente. Saque la tierra vieja de las raíces y coloque la planta en una maceta nueva con tierra fresca. Deje que C. ovata se seque durante aproximadamente una semana, luego comience a regar ligeramente hasta que se introduzca en una olla nueva.

Poda

La poda ocasional puede beneficiarse de esta planta. Cuando se vuelva quebradizo o frágil, no tema cortarlo. La incisión apoya la estimulación del tronco y también el crecimiento de las raíces. Es mejor hacerlo en primavera o después de la floración.

C. ovata, incluidos los cultivares, es una opción popular para los amantes del bonsái. Muchas personas que aprenden bonsai comienzan con esta planta.

Cómo propagar Crassula

La popularidad de la planta ornamental C. ovata se debe principalmente a su fácil propagación por esquejes. Por lo general, comienza con esquejes en tallos u hojas, pero también se puede cultivar a partir de semillas.

En la naturaleza, la propagación vegetativa es el principal método de reproducción de esta suculenta. Las ramas y hojas se caen regularmente de las plantas y pueden echar raíces y crear nuevas plantas.

Esquejes de tallo

La forma más rápida de obtener C. ovata de un tamaño decente es cultivarla a partir de un tallo. Siempre quite las secciones del tallo a medida que la planta crece. Este proceso es más exitoso cuando se realiza al comienzo de un período de crecimiento activo.

Elija un tallo sano y retírelo de la planta madre. Utilice un cuchillo afilado esterilizado o unas tijeras. Deje el agua cortada durante unos días antes de colocarla en un suelo bien drenado. Riegue con moderación para que el suelo esté húmedo solo hasta que el corte esté enraizado.

Las raíces pueden tardar varias semanas en comenzar, pero una vez que se haya formado, puede tratarla como una planta adulta.

Propagar con una hoja

Como muchas suculentas, C. ovata se puede propagar a partir de una sola hoja. Elija una hoja sana y rízala de la planta madre. Siempre tome al menos dos hojas, porque no todas las hojas que intente cultivar producirán una nueva planta.

Deje las hojas durante unos días y colóquelas en un suelo bien drenado. Riegue o rocíe la tierra cada pocos días o después de que se seque. Las plantas nuevas aparecen aproximadamente cuatro semanas después de la extracción del tallo, generalmente poco después de la formación de las raíces.

Semillas

La propagación de C. ovata a partir de semillas es la forma más lenta de cultivar nuevas plantas. Siembre semillas en primavera o verano. Germina mejor a temperaturas inferiores a (21 ° C). No cubra las semillas con la capa superior. Evite la luz solar directa. Las plántulas se pueden regar con un fungicida para evitar la amortiguación.

Plagas y enfermedades de Crassula

C. ovata no padece demasiadas plagas y enfermedades, pero hay algunas a las que debe prestar atención.

Plagas

Las cochinillas son la plaga más común de C. ovata. Parecen borlas blancas de algodón. No use jabón insecticida ya que puede dañar la planta. En su lugar, límpielos con un hisopo con alcohol.

Repita este procedimiento todos los días hasta que se hayan eliminado todas las moscas. Los ácaros también pueden ocasionalmente infectar C. ovata. Pueden hacer que las hojas se vuelvan verdes y se vean polvorientas o moteadas. Los pulgones también son plagas comunes, pero tienden a atacar los tallos de las flores.

Enfermedades

Las enfermedades de las plantas rara vez son un problema. El principal problema es demasiada o muy poca agua más plagas. El riego excesivo puede causar manchas negras en las hojas, caída de las hojas y pudrición de la raíz.

La sequía y el calor prolongados pueden provocar retraso en el crecimiento, manchas y caída de las hojas e incluso la muerte de las plantas. El moho es un hongo que hace que se forme sarna o corchos en las hojas y se puede tratar con aceite de jardinería.

Toxicidad por Crassula

C. ovata es tóxico para gatos, perros y caballos y es levemente tóxico para los humanos si se ingiere o entra en contacto con la piel.

Salir de la versión móvil