Cómo cuidar y regar los Kokedama

Nido de pájaro helecho Kokedama

Kokedama es una palabra japonesa que simplemente significa “bola de musgo”. A veces llamado “Poor Bonsai” o “Jardines de cuerdas”, el arte de combinar plantas en esferas verdes y cubiertas de musgo se remonta a siglos en Edo en Japón (alrededor del 1600 d. C.).

 

Hacer kokedama es un proceso divertido que implica quitar la tierra de las raíces de la planta y usar una mezcla de arcilla especial de tierra para tallar la planta en una bola que luego se une con musgo.

¡Eche un vistazo a nuestras instrucciones detalladas del proyecto.

El cuidado de estas esculturas vivientes varía mucho según el tipo de planta utilizada.

Aquí está el procedimiento que usamos para regar nuestra kokedama, así como una lista de los tipos de plantas y especies que usamos comúnmente para producir la nuestra, con el cuidado necesario para cada planta.

Remojo: Llene un recipiente, balde o fregadero con agua a temperatura ambiente, dependiendo del tamaño de su kokedama.

¿Cómo podemos regar las kokedamas?

Coloque el kokedama en el agua, plante. Empuja la bola de musgo hacia abajo para que quede completamente sumergida y comience a absorber agua.

Deje en remojo durante 10-25 minutos o hasta que esté completamente saturado de agua.

Retire el agua del kokedama y apriete suavemente la bola de musgo para que el exceso de agua pueda escurrirse. Deje que el kokedama gotee en el colador y luego vuelva a colocarlo en la casa.

Nebulización: muchos kokedama aprecian la nebulización además del remojo (ver más abajo). Use una botella que arroje una fina niebla y rocíe sobre las hojas de las plantas y alrededor de ellas.

Por la mañana, cuando la luz sea suave, tenga cuidado de no quemar la planta.

Cuidado de Kokedamas por tipo de planta y especie

Cactus de la jungla Kokedama:

Cuidados generales: Los cactus de la selva son epífitas que crecen en árboles submarinos en bosques cálidos y húmedos.

Como tal, toleran menos luz y más humedad que la mayoría de sus contrapartes jugosas y de cactus. Son ideales para kokedam porque requieren un pequeño espacio radicular como epífitas.

Los cactus kokedama de la jungla se pueden colgar al aire libre en verano si están protegidos de la luz solar directa.

Rhipsalis sp: Tolerante a una amplia gama de luz, desde baja indirecta hasta claramente filtrada. Proteger de la luz solar directa. Tolerante a la sequía.

Deje que casi se seque entre riegos. Hatiora salicornioides ‘Drunkard’s bone’: Colóquelo en luz indirecta de media a brillante. Proteger de la luz solar directa. Tolerante a la sequía. Deje que casi se seque entre riegos.

Lepismium cruciforme: Coloque en luz indirecta de media a brillante. Proteger de la luz solar directa. Tolerante a la sequía. Deje que casi se seque entre riegos.

Epiphyllum sp: Coloque en luz indirecta de media a brillante. Proteger de la luz solar directa. Tolerante a la sequía. Deje que casi se seque entre riegos.

Helecho Kokedama:

Cuidado general: Fern kokedama prefiere una luz más brillante y menos agua de lo que se podría esperar, aunque no se debe permitir que se sequen por completo. Proteger de la luz solar directa.

Asplenium ‘Helecho nido de pájaro’: Colóquelo en una luz indirecta de media a brillante. Riegue cuando el musgo esté seco pero no crujiente al tacto, y la tierra alrededor del fondo de la planta esté apenas húmeda.

Asplenium ‘Mother fern‘: Colóquelo en luz indirecta de media a brillante. Riegue cuando el musgo esté seco pero no crujiente al tacto, y la tierra alrededor del fondo de la planta esté apenas húmeda.

Davalia ‘Helecho pata de conejo’: Colóquelo en luz indirecta de media a brillante. Aprecia el empañamiento frecuente. Riegue cuando esté mojado.

Puede estar inactivo cuando está conmocionado; si la planta está húmeda, aparecerán nuevas hojas de los rizomas peludos.

Kokedama tropical y vinícola:

Cuidado general: las plantas tropicales tienden a apreciar la alta humedad y el riego más frecuente que sus contrapartes suculentas.

Sin embargo, son propensos a un riego excesivo y no deben mantenerse demasiado húmedos.

Las necesidades de cuidado varían mucho según la especie. Todos disfrutan de la niebla.

Philodendron: género ampliamente tolerante. Colóquelo en luz indirecta de baja a brillante y protéjalo de la luz solar directa.

Tolerante a la sequía; Riegue cuando las hojas muestren signos de marchitamiento o cuando la tierra en la parte inferior de la planta esté apenas húmeda.

Pothos: género ampliamente tolerante. Colóquelo en luz indirecta de baja a brillante y protéjalo de la luz solar directa. Tolerante a la sequía; Riegue cuando las hojas muestren signos de marchitamiento o cuando la tierra en la parte inferior de la planta esté apenas húmeda.

Muehlenbeckia: Requiere un cuidado cuidadoso; no debe secarse completamente. Coloque en luz indirecta de media a brillante. En estado de shock, puede irse a dormir y deshojarse. Manténgase fresco y húmedo hasta que aparezca una nueva vegetación.

Hoya: las hojas y tallos cerosos y suculentos de Hoya significan que requieren menos agua que otras plantas tropicales.

Coloque en luz indirecta de media a brillante y protéjalo de la luz solar directa. Las variedades diversas necesitan más luz que las no diversas.

Riegue cuando la bola de musgo esté casi seca.

Anthurium: Anthurium prefiere la luz indirecta de media a brillante. Deje que el agua se seque casi (pero no completamente) entre riegos.

Anthurium como temperaturas cálidas y alta humedad: preste especial atención a mantener estas condiciones en invierno.

Alimentación

En primavera y verano, fertilice su kokedam todos los meses con fertilizante líquido para plantas de interior a la mitad de la concentración recomendada.

Simplemente mezcle el fertilizante en el agua y déjelo en remojo como de costumbre.

Dorado de hojas

Kokedama es tan propenso al riego excesivo e insuficiente como cualquier otra planta en maceta. Dejar marrón y crujiente en los bordes tiende a indicar un riego insuficiente.

La “dureza” marrón de las hojas o tallos, los tallos negros en la base y el amarilleo de las hojas tienden a indicar un riego excesivo. Recuerda; todas las plantas requieren menos agua durante el letargo (otoño en invierno) y más durante el crecimiento activo (primavera y verano).

Salir de la versión móvil