Aloe Medusa. Una guía para el cuidado y la propagación

Aloe Medusa o Aloe tongaensis ‘Medusa’ del género Aloidendron y la familia Asphodelaceae es una planta suculenta originaria de Mozambique. Esta suculenta tiende a crecer tan alta como un árbol y alcanza una altura de hasta 4 metros / 12 pies cuando está completamente desarrollada.

Las hojas de esta planta son largas, carnosas y jugosas, por eso la variedad se llama Medusa. Florece con flores naranjas en forma de campana que crecen en racimos desde el otoño hasta el invierno.

Aloe Medusa. Una guía para el cuidado y la propagación

Luz

Aloe Medusa crece mejor a la luz del sol y prefiere la sombra clara. En los meses más cálidos, es mejor proteger la planta de la luz directa del sol y del calor reflejado.

A la planta no le va bien cuando no hay suficiente luz. Esto puede provocar un crecimiento deficiente de las plantas y es posible que no florezcan.

Las hojas de Aloe Medusa, que hacen que esta planta sea única, solo se vuelven de un fuerte color rojo y naranja cuando reciben la luz perfecta.

Sin embargo, las hojas también pueden enrojecerse cuando hace mucho frío o la planta no tiene suficiente agua, que son signos de estrés.

Riego

Aloe Medusa necesita riego regular en los meses de invierno; sin embargo, durante los meses más cálidos, cuando la planta se vuelve inactiva, se debe reducir el riego.

Durante la temporada de verano, la planta permanece seca y no requiere riego.

La planta necesita un riego minucioso pero ocasional y debe asegurarse de que el suelo esté bien empapado, pero solo después de que esté completamente seco.

Aloe Medusa requiere buena ventilación y suficiente riego. La mala ventilación y el exceso de humedad pueden causar problemas, especialmente cuando el clima es muy húmedo, frío o aburrido.

medusas de aloe

Suelo

Aloe Medusa es una planta que crece principalmente en climas más secos y se adapta a estas condiciones. Prefiere suelos porosos y bien permeables.

Puedes usar una mezcla de cactus orgánicos o tierra arenosa con partículas grandes para cultivar suculentas.

La planta no prospera en suelos húmedos o mojados.

Fertilización

El uso de fertilizante ligero ayuda a acelerar el crecimiento de las suculentas de Aloe Medusa. La planta debe ser fertilizada durante la temporada de crecimiento.

Utilice un fertilizante especialmente diseñado para suculentas y cactus, es decir, un fertilizante con un alto contenido de potasio pero un bajo contenido de nitrógeno diluido, que contiene todos los oligoelementos y micronutrientes.

El fertilizante debe diluirse a la mitad de la concentración y debe aplicarse a unos centímetros de la base de la planta.

Clima

A la suculenta Aloe Medusa le gusta el calor y puede crecer a temperaturas mínimas de invierno de hasta 41 ° F (5 ° C).

Sin embargo, no pueden soportar las heladas. La planta crece mejor al aire libre. La planta crece mejor cuando tiene entre un 80 % y un 100 % de luz solar.

Durante los meses de invierno, la planta debe protegerse o trasladarse al interior.

plagas y enfermedades

Las plantas de Aloe Medusa son generalmente plantas sanas y no se ven afectadas por ninguna enfermedad. Sin embargo, regar las plantas puede provocar enfermedades fúngicas.

Las plantas pueden infestarse con plagas como pulgones, caracoles, babosas y moscas blancas, pero esto se puede prevenir manteniendo condiciones óptimas de crecimiento.

Cómo promocionar Aloe Medusa

Puede propagar Aloe Medusa usando los siguientes métodos.

cachorros

Puede seguir los siguientes pasos para criar a través de cachorros o compensaciones.

  1. Retire los jóvenes de la planta madre tirando suavemente. Asegúrate de mantener las raíces de cada cachorro.
  2. Deja al cachorro a un lado a la sombra durante unos días para que se pueda formar el callo.
  3. Toma una maceta pequeña y llénala con una mezcla de tierra.
  4. Planta la rama en el suelo y mantén la maceta en un lugar que reciba una buena cantidad de luz solar. Riégala cada vez que la tierra se seque.
  5. Una vez que el cachorro haya crecido un poco, puedes trasplantarlo o plantarlo afuera.

Semillas

Puede seguir estos pasos para cultivar plantas a partir de semillas.

  1. Averigüe los requisitos de sus respectivas especies.
  2. Siembre las semillas en una maceta llena de mezcla de tierra.
  3. Vierta un poco de agua en el suelo y cubra la maceta con un poco de plástico.
  4. Mantenga el recipiente en un lugar cálido con luz solar indirecta.
  5. Tan pronto como note que las plántulas se están formando dentro de un mes, retire el plástico.
Salir de la versión móvil