buy accutane from india Espacios Vivos es un proyecto que se ha ido construyendo poco a poco, y empezó simplemente como http://elmechstructuralengineering.com/foundation-problems/ un blog para escribir sobre jardines, jardinería, paisajismo, etc.

Poco a poco y  empujada por la crisis me planteé cambiar esta concepción para que EV se convirtiera en mi proyecto profesional, ya que me veía en la calle, y me apetecía vivir mi profesión de una manera más individual y ayudar a los clientes a hacer sus jardines, proyectos, y asesorarles.

En mi viaje a Japón y me encontré con el click here  mundo mágico del paisajismo, donde los detalles son importantes y la historia de los lugares impregnan con tanta fuerza que generaron muchas emociones y sentimientos en mi.

Retomé el trabajo en EV que compaginaba con unos proyectos de investigación sobre huertos históricos en Madrid y me sumerjí en otro mundo desconocido, pero me ayudó a ampliar mi perspectiva de los huertos.

Justo después de este contrato como ayudante de investigación en huertos históricos, me quedé embarazada y coincidió con el diseño y ejecución de dos jardines en los que me volqué.

espacios vivos paisajismo kokedamas

Al nacer mi hija, y con los horarios en casa, con mi planteamiento de compaginar mi maternidad con el trabajo, de tal manera que me permitiera pasar tiempo con ella, me planteé, que los proyectos y ejecuciones se quedarían a un lado y empecé a buy bulk cialis investigar sobre los kokedamas después de asistir a un taller donde aprendí lo más básico. Durante mucho tiempo, muchos meses e incluso más de un año, me dediqué a investigar el funcionamiento de los kokedamas y finalmente lo lancé en un encuentro de Emprende and Tweet.

Este largo camino, el contacto de mis manos con las plantas y las tierras, gracias a la creación de kokedamas, me ha ayudado a darme cuenta que lo que realmente me gusta es estar en contacto directo con ellas. Los proyectos de paisajismo, los he dejado a un lado, aunque a veces recibo consultas o algún consejo de asesoramiento que no rechazo. Pero me parece que trabajar con los kokedamas me da muchas ventajas:

  • Contacto directo con las plantas.
  • Crear pequeños jardines incluso colgantes, al alcance de todos los bolsillos y todo tipo de personas.
  • Ser más creativa.
  • Visitar viveros.
  • Usar mis manos, y convertirme en artesana, donde los kokedamas son diferentes unos de otros.
  • Oler la tierra mojada y el musgo.
  • Seguir en contacto con la jardinería de Japón y tenerla muy presente.
  • Sentirme útil y satisfecha.
  • Enfrentarme a un miedo que tengo que es hablar en público, pues imparto talleres de kokedamas y ahí tengo que superarlos.
  • El hacer los talleres, me pone en contacto con personas muy interesantes.
  • Compaginar mi vida personal con mi profesión.

En este post también quería comentar que estoy nuevamente embarazada y probablemente el rumbo de Espacios Vivos vuelva a cambiar. De momento sigo aquí y trataré de disfrutarlo al máximo, aprovecharlo y desde luego aprender, que todos estos años han sido un camino de aprendizaje.