Continuo con mi experiencia en el Chelsea Flower Show.
El siguiente jardín que visitamos fue: “THE DAILY TELEGRAPH GARDEN” diseñado por Andy Sturgeon y con un contratista, que además de ejecutar la obra también le suministró las plantas: Crocus

Fue el jardín premiado con la medalla de oro. La verdad es que cuando lo visitamos, el diseñador y unos amigos estaban en el jardín, con lo que siempre salían ellos, y en las fotos no se refleja muy bien el tratamiendo del espacio.
Era un espacio rectangular, que se subdividía en varios a su vez debido a las barreras de acero corten o los muros de piedra, que conformaban su estructura. 
Este jardín está inspirado en distintos escenarios, la grava contemporánea reúne sabores del Cabo Sur, el matorral  del Mediterráneo, el chaparral de California y México y el matorral de Chile central.

Las pantallas de acero corten, que antes comentaba y que dejan ver lo que hay a los otros lados de las mismas, dan cierta importancia a la  arquitectura y las cualidades escultóricas de definir los espacios De esta manera se crean diferentes e interesantes puntos de vista. Existen algunos claros donde la grava es la protagonista y sirve para hacer un descanso o reflexión en la búsqueda del jardín que culmina en un patio en la parte trasera, donde la sombra de una encina majestuosa y el sonido del agua se combinan para crear un retiro contemplativo.
Desgraciadamente esta descripción hace alusión a una serie de percepciones que debido a la cantidad de gente y el escaso tiempo, no es fácil tener. 

El siguiente jardín: “LAURENT PERRIER GARDEN” diseñado por Tom Stuart-Smith y construido por por el anterior contratista: Crocus.
El jardín a primera vista podía resultar muy sencillo. Pero no por ello carente de toda sensibilidad.

Las fotos tampoco son muy significativas del propio jardín, por ello en la pagina web del Chelsea Flower Show se puede ver con mayor detalle el mismo.

El jardín parece en principio muy ordenado.

En su pieza central, cuenta con un Pabellón de bronce elegante, diseñado por el galardonado arquitecto Jamie Fobert  y construido a partir de hojas dobladas de cobre patinado. La esculuta del pabellón contrasta con las líneas del entorno. La piscina rectangular apoya las líneas rectas del pabellón y contrasta con el  entorno.
 La  plantación se compone de tres elementos distintos: un bosque de Betula nigra, con descortezamiento  muy atractivo su reflejo el color del Pabellón, dos setos podados en forma de  nube de Buxus sempervirens que encierra el jardín más allá, y en la siembra de flores del bosque, dominado por pastos, Euphorbias, de colores azules e Iris sibirica de flores blancas.
La piedra que compone el jardín será reutilizado en un proyecto, así como el Pabellón se recolocará en un jardín privado en la ciudad de Londres.
Es alucinante como el paisajista combina las plantas, el boj, tan elegante, de distintos tamaños, para delimitar el jardín y una serie de especies bajo los abedules, de carácter más naturalista. Coexisten diferentes conceptos contrarios. Como las líneas rectas del pabellón y piscina, y las líneas orgánicas de la naturaleza. El naturalismo, frente lo arquitectónico. Lo complejo frente a la sencillez. Todo esto hace que el jardín sea muy completo. 
Lo siguiente que vimos porque nos llamó mucho la atención fue un stand donde vendían invernaderos, pero para ello había construido uno con una serie de arreglos y composiciones vegetales, increibles.

 Ciertamente me encantó esa combinación de plantas, con unas flores alucinantes.

Bueno sigamos con la ruta de los jardines. El siguiente se lllamaba: “KEBONY-NATURALLY NORWAY“, diseñado por Darren Saines y con numerosos patrocinadores y como constructora “Peter Dowle Plants & Garden”


El jardín se inspira en la belleza de Noruega, utilizando materiales tradicionales de ese país y el material Kebony. Dicho material proviene de los materiales de desecho de la producción de caña de azúcar para endurecer la madera del pino y del arce.

El diseño se ha realizado teniendo en cuenta lo interesante del cambio en las diferentes estaciones. La cubierta del pabellón de color azul, proporciona luz al espacio y acentúa los cielos nocturnos.
Los fiordos noruegos se reflejan en una fuente de agua ondulante rodeada por las diferentes especies.



 

La verdad es que el pabellón era una auténtica maravilla, con elementos de mobiliario de diseño, y al borde de un estanque paradisiaco. Me recordaba un poco a un jardín japonés, quizás por algunas de las especies y materiales utilizados.
El siguiente jardín: “M&G GARDEN” diseñado por Roger Platts y patrocinado por el mismo esponsor que le da nombre a este jardín M&G Investments. 
Era un jardín que recuerda al campo. Con una forma rectangular, pero las formas circulares tienen mayor importancia, el pabellón de madera, la plaza central, la alberca, los árboles que forman el fondo, etc.
Es un jardín que me gustó mucho. No sé si porque como he comentado antes me recordaba al campo, a la propia naturaleza, y no precisamente porque no estuviera ordenado.
Según el diseñador es un jardín para soportar el paso del tiempo, utilizando materiales muy rústicos como la madera y el ladrillo. Caminos en forma de medio luna que conducen a una casa de verano compuesta por madera de roble y una piscina circular escondida. Acompañado por una plantación exuberante, de colores suaves.
Quizás alguno piense que el diseño no era para tanto, pero desde luego la presencia de las diferentes especies vegetales era increible.

Lo bonito de este jardín es que el pabellón, no se llega a ver completamente desde los lados que los visitantes estabamos, porque siempre la vegetación la escondía, por lo que hacía que el espacio se fuera descubriendo poco a poco.


En casi todos los jardines siempre hay un pabellón, que es el que configura el espacio. Cuando estaba visitandolos siempre me he imaginado bajo dichas estructuras, desde que las cuales probablementes las perspectivas y las vistas aumentan. Que pena que en Chelsea Flower Show no dejen internarse en los jardines y disfrutar de los pabellones.


Esto continuará.