En la calle donde yo vivo hace ya un año más o menos plantaron estos pequeños árboles, que en realidad son arbustos formados en copa, les han limpiado el tronco y luego los han convertido en pequeños árboles.
El año pasado después de haber dejado el alcorque vacio durante una larga temporada, resulta que los plantaron. Tardaron en adaptarse, puesto que muchas de las ramas se secaron, y parecía que los pobres no iban a arraigar.

enter  Bueno como se puede ver la primera imagen, el tamaño que tienen es diminuto y aunque esteticamente son preciosos, bajo mi punto de vista, ya que tienen una floración curiosa y de un color rojo realmente llamativo, no creo que sean los más adecuados para ponerlos en una alineación.

 Quizás esta calle por el ancho que tiene no deba tener ningún tipo de arbolado, ya que es una calle estrecha. Además este tipo de árbol, o arbusto, no proyecta una sombra grande porque la copa es pequeña. Observemos o comparémoslo con los maravillosos plátanos de sombra, con sus inmesas copas, que ofrecen una estupenda sombra en los días de calor y protegen a los valientes ciudadanos que salen a dar una vuelta en plenos meses de verano.
Sin embargo como he dicho antes, la flor es espectacular, así que quizás dicha especies debería plantarse en un espacio verde, jardín o parque para poder ser más admirado, que no en mi calle, que el día que haga mucho calor lo miraremos con desprecio por no ser lo suficientemente hermoso para que su sombra nos acompañe en nuestro paseo.