Sé que el título de este post es un poco raro, pero como dice, necesito respirar y parar. Si evalúo cómo ha ido este año, desde septiembre hasta ahora mayo, debo decir, que en el campo profesional he notado ciertos avances, que vienen del super esfuerzo que he debido hacer, para salir adelante. here He hecho talleres, he vendido kokedamas, y he hecho ciertas colaboraciones que han sido muy enriquecedoras. Debo decir que aunque ha sido muy satisfactorio, reconozco que no he echado toda la carne en el asador, mis miedos y mis inseguridades a veces me acompañan y me dificultan dejarme el pellejo en lo que hago.

Sin embargo en el plano personal, tanto mi pareja como yo hemos pasado una época mala por ciertas situaciones que han tenido que ver con nuestra hija y que nunca jamás pensábamos que tendríamos que vivir. Pero cuando te conviertes en padre y madre, el valor de las cosas cambian, la importancia que se le dan a unas cosas y asumir ciertas responsabilidades, es lo que nos ha tocado vivir.

Así que mi pareja y yo nos hemos visto afectados por una serie de circunstancias que nos ha tocado vivir tanto este curso como el anterior, que se complica con la vida acelerada que hemos llevado. Menos mal que está siendo una época tan dura, que hemos fortalecido lazos y apoyo.

how to order a prednisone taper ¿Merece la pena hacer tantas cosas y asumir tantas responsabilidades si esto supone ir en contra de uno mismo?

Así que ahora que a mi marido que tiene una parálisis facial y yo un problema en las lumbares y sacro, pensamos que esto nos ha sucedido porque nuestro cuerpo nos está avisando de que tenemos que parar y respirar. Qué final de curso más duro, por no decir, espantoso, pero a mal tiempo buena cara, y son momentos de reflexión.

go to link Así que voy a reflexionar, a respirar y a parar un poco. Quiero dedicarme un tiempo para cuidarme, para pensar que haré el curso que viene, para disfrutar de las cosas. Porque ¿sabéis qué? Me he metido en una rueda difícil de salir, donde me he olvidado de mi y de mis objetivos y esto no puede ser.

Así que ahora toca respirar y parar, aunque pierda grandes oportunidades. Pero seguro que gano otras.

Hace unas semanas me preguntaba una amiga, ¿cuáles eran mis motivaciones en la vida? Pues sinceramente no supe contestarla y esto es realmente preocupante. Por ello quiero parar a pensar, a reflexionar, a disfrutar y buscar un rumbo claro.

A pesar de que tenía varias cosas que contaros en el blog, he decidido posponerlo para cuando realmente sepa lo que quiero y descanse.

Otra noticia que os tenía que contar, es que indikasi dramamine 50 mg mis kokedamas ya no están en Monceau Fleurs, hoy los he ido a recoger. Ha sido genial la experiencia, porque he conocido el trabajo que hacen en esta floristería y quien sabe quizás de cara al curso que viene, mis kokedamas vuelvan a tener un hueco en esa floristería o en otros lugares.

Así que hasta aquí hemos llegado.

AHORA-TOCA-RESPIRAR